Tweet Corría el mes de Abril del año de 1990 y Durango miraba transcurrir el paso de los siglos impasible y serena como las torres de su catedral que poco se desgastan con el deslizamiento del tiempo. Como consecuencia de una de las leyes del universo, que nos dice que nada se consume pero si […] ↓ Read the rest of this entry…