Duende de HopkinsvilleEl caso de los Duendes de Hopkinsville, es un caso bien conocido y bien documentado de un supuesto encuentro cercano en la historia de los incidentes OVNI.

El hecho ocurrió cerca de las ciudades de Kelly y Hopkinsville, Kentucky en la tarde del 21 de agosto de 1955 y continuo hasta la mañana del siguiente día.

El investigador de OVNIS Allan Hendry escribió: "El presente caso se distingue por su duración y también por el número de testigos involucrados”.

Múltiples testigos  afirman que, durante varias horas extendiéndose desde la tarde hasta la mañana del siguiente día, en repetidas ocasiones vieron a cinco brillantes, criaturas plateadas, cada uno de tres metros de altura y parecían flotar sobre el suelo.

Los testigos, además, afirmaron haber utilizado armas de fuego para disparar a las criaturas, con poco o ningún efecto.

En la noche del 21 de Agosto de 1955, Billy Ray Taylor era visitando por unos amigos y observo luces extrañas en el cielo hacia el oeste. Llamó a los otros amigos para que observaran.

El grupo vio una criatura luminosa, de tres metros de altura con una cabeza de gran tamaño, grandes orejas puntiagudas, los ojos brillantes, y las manos con garras en sus extremos. La criatura, ya sea hecha o simplemente vestida de metal plateado, tenía su mano alzada.

Cuando la criatura se acercó hasta unos 8 metros de la casa de Taylor, los hombres empezaron a disparar contra él, uno con una escopeta, el otro hombre con un rifle calibre 22.

La criatura, dijeron, se dio vuelta y huyó en la oscuridad. Mientras los hombres bajaron del porche a buscar el cuerpo, una mano con garras los alcanzó desde el techo y los tocó.

Durante las próximas horas, todos los miembros de la familia fueron testigos de las criaturas en repetidas ocasiones en movimiento hacia la casa.

Al día siguiente todo el condado conocía ya la historia, la prensa no hacia otra cosa más que hablar de eso e inclusive fueron entrevistados por la emisora de radio local WHOP.

Con el paso del tiempo el caso fue quedando en el olvido y los escépticos le atribuyeron estos sucesos a “changos de algún circo” o algo similar.