La Mansión SummerwindLa Mansión Summerwind, antes conocida como Mansión Lamont, un lugar abandonado en las costas de West Bay Lake en el Condado de Vilas, Noreste del estado de Wisconsin en los Estados Unidos de Norteamerica.

Tiene fama de ser uno de los lugares embrujados mas conocidos y populares en Wisconsin. Debido al paso del tiempo, el abandono, y el fuego muy poco de la mansión en la actualidad se mantiene en pie.

Summerwind fue construido originalmente durante el Siglo 20 como un hostal para pescadores.

En 1916 fue comprado por Robert P. Lamont, que empleó arquitectos de Chicago Tallmadge y Watson para remodelar sustancialmente la propiedad y convertirla en una mansión. Lamont se mantuvo en Summerwind aproximadamente 15 años, tiempo durante el cual las sirvientas le dijeron a Lamont que la mansión estaba encantada, pero él no les creyó.

Sin embargo, luego se informó que había abandonado la propiedad repentinamente a mediados de 1930 después de ser testigo de una aparición en la cocina de la mansión.

Después de permanecer vacante durante algún tiempo, la casa se convirtió en la residencia de Arnold y Ginger Hinshaw y sus cuatro hijos, que se mudaron a principios de 1970.

Es a partir de este momento en adelante que la mayoría de los informes inquietantes se originan. Después de su residencia, los integrantes de esta familia informaron una serie de sucesos extraños, que van desde sombras temblorosas que parecían moverse por los pasillos y voces suaves que se detenían al entrar en las habitaciones, inexplicables problemas mecánicos/eléctricos y ventanas de guillotina que se levantaban solas.

También dijeron haber visto el fantasma de una mujer no identificada que apareció varias veces en las inmediaciones del comedor de la casa.

Al plazo de seis meses de la mudanza a Summerwind, Arnold sufrió una depresión nerviosa y Ginger intentó suicidarse. Arnold fue enviado para su tratamiento y Ginger se mudó con sus padres en Granton, Wisconsin.

En Junio de 1988 Summerwind fue alcanzado por un rayo en varias ocasiones, resultando en un incendio que destruyó gran parte de la mansión. Curiosamente, un rayo cayó sobre la casa, no en los árboles más altos que la rodean. Hoy en día, sólo las chimeneas de la casa, los cimientos, y escaleras de piedra permanecen en pie.